Es sorprendente lo fácil que es perder de vista las cosas importantes de la vida. Los horarios a tope y las rutinas semanales tienen la tendencia de poner el cerebro en piloto automático.

Hay muchas cosas que olvidamos que son importantes en nuestras vidas. Algunas de las verdades esenciales de la vida necesitan ser repetidas. Ten esta lista a mano y dale una lectura cada vez que necesites un impulso.

Estar ocupado no es lo mismo que ser productivo

Todo el mundo parece está ocupado, cientos de correos, decenas de reuniones, de aquí para allá todo el día. ¿Es eso ser productivo? No para todos.

El éxito normalmente es consecuencia del movimiento, de la acción. Pero el gran éxito viene de la eficiente gestión del tiempo.

Todos tenemos el mismo horas cada día, de cada uno de nosotros depende el uso que hagamos de ellas.

Un gran éxito es precedido a menudo por un fracaso

Para saber verdaderamente qué es ganar hay que perder. Y cuando pierdas, pierde; no le tengas miedo. El fracaso es lo único que te puede llevar al éxito. Y eso es lo realmente importante de intentarlo.

Grandes avances a lo largo de la historia han venido precedidos de grandes fracasos. Los fracasos son los que te hacen pensar diferente, son los esteroides que necesitamos para avanzar.

El éxito requiere paciencia y la capacidad de mantener una buena actitud, incluso mientras se sufre por lo que uno cree.

El miedo es la primera fuente del arrepentimiento

Cuando todo está dicho y hecho, te lamentas mucho más de las oportunidades que no tomaste que de tus fracasos. No tengas miedo a tomar riesgos.

A menudo escucho que la gente dice: “¿Qué es lo peor que te puede pasar? ¿Van a matarte? Por el amor de Dios, mueve tu culo de tu zona de confort. ¿Acaso tienes miedo a triunfa?

Tu autoestima tiene que venir de tu interior

Cuando tu sentido del placer y de la satisfacción se deriva de la comparación con los demás, ya no eres el dueño de tu propio destino. Cuando te sientes bien acerca de algo que has hecho, no permitas que las opiniones o los logros de cualquier otra persona te afecten.

Si bien es imposible no reaccionar a lo que otros piensan de ti, no te tienes que comparar con los demás. De esta manera, no importa lo que otros están pensando o haciendo, tu autoestima viene de dentro. Independientemente de lo que la gente piensa de ti en un momento determinado, una cosa es cierta, nunca eres tan bueno o malo como dicen que eres.

Eres tan bueno como con los que te asocias

Debes tratar de rodearte de personas que te inspiran, de personas que te dan ganas de ser mejor. Y es probable que sí. Pero, ¿qué pasa con la gente que te arrastra hacia abajo? ¿Por qué les permites que sean parte de tu vida?

Cualquier persona que te hace sentir inútil, ansioso o sin inspiración, hará que pierdas tu tiempo y, muy posiblemente, haciéndote que seas más como ellos. La vida es demasiado corta para asociarse con gente como esta. Déjalos de lado.

La vida es corta

Demasiado corta.

Ninguno de nosotros se garantiza un mañana. Sin embargo, cuando alguien muere inesperadamente hacemos un balance de nuestra propia vida: lo que es realmente importante, cómo pasamos nuestro tiempo, y cómo tratamos a otras personas.

La pérdida es un recordatorio crudo y visceral de la fragilidad de la vida. No debería serlo.

Recuérdate a ti mismo cada mañana cuando te despiertas que cada día es un regalo

Después de todo, un gran día comienza con una gran mentalidad.

No tienes que esperar a que se disculpen para perdonar

La vida es mucho más llevadera cuando se dejan de lado los rencores y se perdona incluso a los que nunca dijeron que lo sentían mucho. El odio y la ira son parásitos emocionales que destruyen tu alegría en la vida.

Cuando perdonas a alguien, no significa que no apruebes sus acciones; simplemente te libera de ser su víctima eterna.

Vives la vida que tú te has creado

No eres una víctima de las circunstancias. Nadie te puede obligar a tomar decisiones y acciones que van en contra de tus valores y aspiraciones.

Las circunstancias que estás viviendo en la actualidad son las que te has creado. Del mismo modo, tu futuro es totalmente tuyo. Si te sientes atrapado, probablemente es porque tienes miedo de tomar los riesgos necesarios para alcanzar tus metas y vivir tus sueños.

Cuando sea el momento de tomar medidas, recuerda que siempre es mejor estar en la parte inferior de la escalera a la que quieres subir que en la parte superior de la que no quieres estar.

Vive el momento

No puedes alcanzar tu pleno potencial hasta que no aprendas a vivir tu vida en el presente.

Ninguna cantidad de culpa puede cambiar el pasado, y ninguna cantidad de ansiedad puede cambiar el futuro. Es imposible ser feliz si estás constantemente en otro lugar, incapaz de aceptar plenamente la realidad (buena o mala) de este mismo momento.

El cambio es inevitable: Abrázalo

Sólo cuando abrazas el cambio se puede encontrar lo bueno en él. Necesitas tener una mente abierta y los brazos abiertos si vas a reconocer y aprovechar las oportunidades que el cambio crea.

Estás obligado a fallar cuando sigues haciendo las mismas cosas que siempre tienes como esperanza ignorando que el cambio hará que desaparezcan.

Después de todo, la definición de locura es hacer la misma cosa una y otra vez y esperar un resultado diferente.

La vida no se detiene para nadie. Cuando las cosas van bien, aprécialas y disfrútalas, ya que cambiarán. Si siempre estás en busca de algo más o algo mejor, que piensas que te hará feliz, nunca estarás lo suficientemente presente para disfrutar de los grandes momentos antes de que estos se hayan ido.

Vía Entrepreneur