A menudo se piensa que para emprender se necesitan un gran capital, no siempre es así.

Sí, es cierto que empresas de éxito comenzaron con una cantidad de fondos importantes, pero hay que tener en cuenta que el éxito de una empresa no está directamente relacionado con la cantidad de dinero con la que contaba inicialmente. Tú, como emprendedor, necesitas menos dinero del que piensas.

Si dudas de tu idea por falta de fondos, no lo estés. Aunque parezca contradictorio, a veces arrancar con sólo una pequeña cantidad de dinero es mejor que contar con recursos financieros holgados.

Al comenzar con recursos limitados te obligas a emplear el dinero sabiamente y destinarlo a lo que de verdad importa para que tu idea se ponga en marcha. si estás pensando en iniciar un negocio, una pequeña cantidad de dinero inicial puede ser suficiente para construir una empresa de éxito. Gasta cada céntimo como si fuera el último que te queda. Así son los empresarios con grandes ideas, pero pocos fondos.

1# Haz las cosas tú.

Hacer todo lo que puedas por ti mismo minimizará la necesidad de fondos externos. Si realmente no necesitas financiación exterior para arrancar, lo la cojas. Antes de buscar financiación, busca clientes. Siempre será infinitamente más rentable así tu idea.

2# Cuidado con las deudas

Un mobiliario de oficina de diseño es agradable, pero ¿realmente es necesario? ¿Una partida presupuestaria para marketing de 20.000€ es necesaria en este momento para tu empresa?

Por supuesto que si tu idea de negocio es una fábrica y el mercado minorista, por ejemplo, es otra historia. Pero normalmente la empresas de nueva creación necesitas menos capital del que piensan. Un negocio exitoso es el resultado de llevar a cabo la mayoría de las oportunidades disponibles. Se trata de usar lo que tienes para hacer que las cosas sucedan, y de garantizar que tomas las decisiones correctas en función de la etapa de tu negocio en la que te encuentres.

3# Prepárate para dedicar tiempo

El trabajo duro es un requisito indispensable para poner en marcha de negocio, y especialmente cuando no se disponen de fondos para adquirir recursos adicionales o contratar ayuda de terceros. Lo que no puedes conseguir por falta de capital hay que conseguirlo con sudor.
Prepárate para trabajar largos días con largas noches, y prepárate para poner varios trajes de faena. Te va a tocar ser el director, el chico de los recados, la recepcionista, la directora de marketing, el responsable de logística, y el contable. Nadie dijo que e fácil, pero todos los que dieron el paso y montaron su empresa dicen que es gratificante verla crecer.

4# Coge las oportunidades cuando lleguen.

Una clave muy importante para el éxito de un negocio es reconocer las oportunidades cuando aparezcan, y cogerlas. Y para esto no es importante la cantidad de capital con la que arranques. Identifica brechas en el mercado. Si eres capaz de descubrir una necesidad y el modo de solucionarla, estás en el camino del éxito.

5# Pasa a la acción.

Una idea no vale nada, por muy buena que sea, si no hay acción. Una idea sin acción, es como un coche sin gasolina. Puedes tener el último modelo de Ferrari, pero sin gasolina sólo será un objeto de decoración. Pasa a la acción.

La acción es lo que da vida a tus ideas. Y la acción sólo depende de ti, no de capitales. Establece tus metas, fija tus objetivos, traza un hoja de ruta, llena tu mochila con lo estrictamente necesario y empieza a andar.

Empieza a hacer algo ya con tu idea. ¿Va a ser perfecto todo? No, seguramente no. Pero recuerda que hacer es lo único que dará vida a tu idea; algo creado que sea imperfecto siempre será mejor que algo perfecto que no se ha hecho. Ponte en marcha y haz que las cosas sucedan.

6# Sé apasionado

Ninguna cantidad de capital, por muy importante que sea, puede compensar la falta de pasión. Si realmente crees en tu idea, asume el riesgo y tírate a la piscina. Mantén siempre presente en tus pensamientos por qué estas haciendo lo que estás haciendo y no dejes que nada te impida alcanzar tus metas. La pasión que pongas en tu idea es la que mitiga que todos los sacrificios que estás haciendo valgan la pena, y es la que te ayudará a mantener el rumbo.

Si tienes una gran idea de negocio no permitas que la falta de financiación te detenga. Por por hoy, cada vez es más fácil arrancar una empresa con muy pocos fondos. Muchas empresas de hoy en día se han fundado con un ordenador, un nombre de dominio y un sitio web. Ponle pasión y trabajo duro, y necesitará muy poco más para arrancar.

El futuro está abierto a aquellos que son capaces de detectar las oportunidades que se presenten. El éxito siempre pertenece al que está dispuesto a hacer sacrificios y a trabajar duro por sus metas.

¿Eres un emprendedor con poco capital pero una gran idea? ¿Quieres compartir la historia de tu propio éxito? Nos encantaría que nos lo contaras en los comentarios.